Nutrición Evolutiva: Dieta Paleolítica ayer y hoy.


¿Qué comían nuestros ancestros para obtener todos los nutrientes necesarios para vivir?

Todos los estudios e investigaciones científicas no han sido capaces de asegurarnos qué alimentos consumían nuestros ancestros en el período Paleolítico;  lo que sí sabemos y confirmamos es, cuales alimentos No consumían.

Nuestros ancestros disponían una mínima cantidad de alimentos naturales y dependiendo del  lugar geográfico donde se encontraran los tenían  o no disponibles todo el año.  El resultado fue una dieta basada en nutrientes que debían asimilar al 100%,  muy diferente al modelo o pirámide alimenticia que conocemos hoy.

Esta dieta ancestral basada en Nutrientes, Oxígeno y Luz, (más adelante explicaremos el por qué estos dos últimos componentes)  presumimos era rica en proteínas, grasas, y  baja en carbohidratos;  lo cual le permitiría al  hombre del Paleolítico la capacidad de construir y reconstruir músculos fuertes, cerebros grandes, resistir largas caminatas o corridas y tener un sistema inmunológico constantemente fuerte.

El hombre del Paleolítico al ser nómada, comía  según la disponibilidad de plantas y animales de caza a su paso: muchos vegetales, hojas, frutos, algunas semillas, ciervos, búfalos, jabalíes, etc.  No había nacido aún la agricultura ni la ganadería por lo tanto no habían cereales ni granos cultivables, ni lácteos extraídos de otros mamíferos y menos  azúcares refinados. Cuando la comida era abundante comía en exceso y la almacenaba como grasa; cuando había épocas de escasez sobrevivía con esta grasa almacenada la cual transformaba en energía. De esta manera el Hombre Paleolítico mantenía su cuerpo preparado para vivir esbelto y saludable.

Si nuestra meta es reconstituir nuestro cuerpo de una manera más saludable y atractiva no es necesario regresar a las cavernas o dejar las comodidades que la nueva era nos brinda, pero para empezar sí será necesario hacer un “Alto” en nuestros hábitos de alimentación, revisar que estamos llevando a nuestra boca que luego se transforman o no  en nutrientes para nuestro cuerpo, mente y espíritu; preguntarnos si esta alimentación actual me está brindando bienestar y salud?; cuando voy al supermercado soy consciente de los alimentos que elijo comprar?,  mi nevera está llena de alimentos naturales o procesados?;  siempre tengo ansiedad de comer?, he tenido o tengo algún trastorno de salud,  del cual ya me han diagnosticado que se debe a un déficit de mi alimentación?.  Si te sentiste identificado con algunas de estas preguntas y desde hace mucho no has podido resolverlas: Felicitaciones!!  Ahora conoces que hay una mejor manera de alimentarse y que con un poco de consciencia y dedicación puedes conseguirla. La recompensa será fabulosa:  La plena restitución de tu Salud y consecuentemente una mejor calidad de vida!

Eileen.

Deje su respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.